sábado, noviembre 17, 2007

Plesiosaurios

Este fue un dibujo que hice este verano, en uno de esos ratos en que decidí que ganaba más suicidándome que estudiando lo que me había quedado durante un minuto más. En principio, entre los estratos de la izquierda iban a aparecer fósiles de trilobites y similares, pero los trilobites, dice mi madre, son unos bichos "así como tontos" y además se extinguieron todos durante el Paleozoico, ya que estaban demasiado desfasados como para sobrevivir a la brutal extinción del Pérmico. Otro día hablaré de esa divertida parte de nuestra historia que acabó con el 95% de las especies del planeta.

El caso es que sobrevivieron las suficientes como para dejar cabida a reptiles marinos (como estos plesiosaurios, y como Nessie), reptiles voladores, y dinosaurios terrestres como Electrón y Norberto. Yo lamento tremendamente esto último.

Y, en fin, si alguien quiere saber algo más sobre lagartos de 25 metros, desde aquí recomiendo un libro maravilloso llamado "Los Cazadores de Dinosaurios", de Deborah Cadbury. Es básicamente la biografía de Gideon Mantell, un famoso tipo decimonónico aficionado a la paleontología que contribuyó enormemente al desarrollo de esta ciencia.

Y la próxima tira, en principio, será para este lunes.

3 comentarios:

Rogue Two dijo...

Dicen que fue una supernova cercana, que nos dejó sin capa de ozono y la peña se fue friendo a fuego lento con los rayos UV.

Molaría mazo ¿que no?

Inmarteee dijo...

Mmm, en realidad la hipótesis más plausible es la teoría de los supervolcanes, según la cual un supervolcán entró en erupción, provocando una extinción masiva al esparcirse sus cenizas por todo el planeta. Y es que ese supervolcán, amigo, era un gran volcán.

Tal vez te interese saber que la cámara magmática bajo el parque de Yellowstone es tan tocha que en un futuro dará origen a otro supervolcán, provocando otra extinción masiva. Y, es más, en teoría debería haber estallado ya. Cualquier semana de éstas, todos calvos.

Rogue Two dijo...

Joer. Y Zapatero sin dimitir.